POR PASCUAL SANCHÉZ

Todos nos sentimos orgullosos de nuestro apellido, sin embargo, a diferencia del nombre de pila, el apellido nos viene impuesto cuando nacemos y nos guste o no lo llevamos el resto de nuestra vida y además lo transmitimos a nuestros descendientes.
El origen de los apellidos es muy diverso, algunos provienen de nombres de pila, de profesiones o del pueblo de uno de nuestros antepasados. Tenemos apellidos muy arraigados en Daroca de origen vasco-navarro, de gentes de esas tierras que aquí acudieron por diversas razones y se quedaron. También los hay de origen francés, hebreo y musulmán o morisco. Algunos de esos apellidos han llegado hasta nuestros días, aunque en muchos casos con ligeras modificaciones como Perisé de Perisié o Palaguerri de Yparraguirre.


De entre los que provienen de nombre de pila son muy comunes Agustín o Pascual, de profesiones lo son Herrero o Pellegero, del lugar de origen Alcalá, Morata o Cetina, de entre los Vasco-Navarros están los Urmente, Goñi, Garay, o Galarza. Fueron comunes los franceses Bernard, Racho, Sauvignat, Clair, Campardon, etc. De origen hebreo son los Franco, León, Ronco, etc. y entre los que proceden de nuestros antepasados moriscos se encuentran los Espín, Bela (Vela) y Moreno entre otros.
Existe un apellido que tiene una característica propia y es el de Gracia, originariamente de Gracia y es el apellido que solía ponerse a los niños de padres desconocido. También el de Expósito, de expuesto o dejado en la puerta de una iglesia convento u hospital.


Ya he dicho que el apellido nos viene impuesto, sin embargo el nombre de pila es a gusto de los padres, o abuelos en muchos casos. La elección solía ser teniendo en cuenta el Santo del día o el de alguno de los progenitores, a veces todo ello.
Si observamos cualquier listado de ciudadanos de Daroca de tiempos pasados podemos encontrar nombres que ahora nos resultarían más bien “raros”, y no solamente por la rareza del nombre, sino por la manera de escribirlo.
Por los siglos XVII y XVIII poca importancia tenía la ortografía, ni siquiera el uso de “b-v” o de “g-j-x”, por lo que algunos nombres y apellidos se escribían de diversas maneras. Ocurre con Bicente-Vicente o Ximeno-Gimeno-Jimeno, tanto para apellido como para nombre de pila. También con otros como Remon-Ramón, Remiro-Ramiro o Caietana-Cayetana.
La “H” intercalada en los nombres de pila era muy frecuente en aquellos tiempos pero fue desapareciendo poco a poco hacia finales del s.XVIII y principios del s.XIX. De entre los nombres con esa característica, seguramente por ser muy abundante, llama la atención el de Joseph que posteriormente fue Josef, Jusepe y finalmente José. Existen otros muchos como Thadeo, Phelipe, Christobal, Theresa o Cathalina y muchos más que sufrieron también sus correspondientes cambios hasta llegar a sus denominaciones actuales. Muy particular es el caso en el que el mismo nombre sirve para varón o hembra, como Bentura o Buenaventura y Mathias, los más habituales, y algo más escaso el de Rosario.
Era muy frecuente, casi “indispensable” poner al niño o niña el Santo del día, incluso al que nacía el 6 de enero se le ponía el de uno de los reyes magos, pero existen algunos casos en el que llegaron a ponerle el de los tres.
Algo muy común en otros tiempos era poner a los bautizados múltiples nombres de pila, generalmente los de los padres, abuelos y el padrino o padrinos. Era muy normal dos, tres, incluso cuatro nombres, pero a veces podían sobrepasar la media docena, como este darocense nacido en 1729, Nicassio Thomas Tiburcio Jil Bartholome Caietano Beneito, apellidado Español Martínez.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.