POR PASCUAL SÁNCHEZ

Si, si, Darica, no me he confundido al escribirlo. En muchas ocasiones he hablado o escrito sobre localidades que tienen algo que ver con Daroca, sea por la razón que sea. Luchente, Carboneras, Aniñón, Cimballa y Muniesa por la Eucaristía. Otras por diferentes motivos como Molina de Aragón o Encinacorba y por supuesto decenas de ellas que pertenecieron a la antigua Comunidad de Aldeas de Daroca. Existe un pueblo que seguramente en lo único en lo que se le puede relacionar con Daroca es por tener el mismo nombre, aunque con un apellido que indica la región a la que pertenece. Daroca de Rioja. Cuando decidí escribir sobre esta Daroca de Rioja busqué por si existía algún otro pueblo o ciudad con el mismo nombre y no lo encontré, sin embargo localicé una ciudad llamada Darica, como quien dice “al otro lado del mundo” y al interesarme por ella me enteré que salvo la similitud con el nombre no tiene demasiadas cosas en común con nuestra Daroca, muy al contrario son grandes las diferencias entre ellas.


Darica, con aproximadamente 150.000 habitantes es una ciudad a poco más de 100 metros de altitud, ribereña en el mar de Mármara en la provincia de Kokaeli, en Turquía, a unos 38 km. de Estambul. Llamada anteriormente Pelekanon, su actual nombre le viene por su castillo, llamado así mismo Darica, fortaleza de una sola torre cuya ubicación se encuentra en el centro de la actual ciudad, construido durante una antigua ocupación bizantina de esta región.

La mayoría de la población a principios del s.XX era de origen griego, sin embargo actualmente viven en Darica una gran variedad de culturas diferentes.


En la historia, Darica es recordada principalmente por una importante batalla que tuvo lugar en sus inmediaciones entre el 10 y 11 de junio de 1329, la batalla de Pelekanon , también conocida por su forma latina Batalla de Pelecanum. El emperador bizantino Andrónico III, con una fuerza expedicionaria compuesta por 4.000 hombres atacó la ciudad, pero un ejército otomano muy superior al mando de Orham I les cerró el paso desde las colinas de los alrededores. Tras varias horas de duros combates los bizantinos tuvieron que rendirse. Fueron muchos los muertos y también los heridos, entre ellos el propio emperador bizantino. También se dieron grandes demostraciones de heroísmo, siendo seguramente el más relevante el de Samsa Çavuş, uno de los lugartenientes de Orhan, que posteriormente sería gobernador de Karatakin y hoy sigue siendo considerado un héroe nacional en Turquía. Su tumba está en Hacimusalar, cerca de Mudurnu en donde se construyó una mezquita en su honor.

Esta batalla fue el primer choque entre bizantinos y otomanos, y el resultado negativo para los primeros fue muy importante militarmente, pero lo fue más en la moral y el ánimo bizantino. Después de esta batalla de Pelekanon los bizantinos abandonaron la idea de volver a conquistar las tierras de Kocaeli y nunca intentaron llevar a cabo una batalla campal contra las fuerzas otomanas.
Actualmente Darica es una ciudad inminentemente turística y muy bien comunicada tanto por carretera y ferrocarril como por aire con las ciudades más importantes de su entorno por lo que es un centro importante de celebración de congresos y festivales de distintos tipos y tiene entre sus principales atractivos un magnífico zoológico “Faruk Yalçin Zoo” y un espectacular jardín botánico llamado igualmente Faruk Yalçin


Y por aquello de que las comparaciones son odiosas intentaré no buscar aspectos en común entre Darica y Daroca, pues como decía al principio y siendo realistas, salvo el parecido de sus nombres muy poco más se puede encontrar.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.