Los vecinos vivieron por primera vez la leyenda con una novedosa jornada gracias a la labor de los voluntarios

Báguena celebró por primera vez la festividad de San Jorge el 20 de abril con una jornada centrada en la leyenda del patrón de Aragón y el dragón.
Los más pequeños recogieron sus espadas y escudos y se disfrazaron para la ocasión a las doce de la mañana, para después acudir a la plaza de la iglesia, donde tuvo lugar la llegada del dragón a Báguena y la batalla y victoria de San Jorge.


El patrón aragonés contó con un numeroso séquito de pequeños que, junto a él, lograron vencer al animal, ante la atenta mirada del público que, compuesto por vecinos y visitantes, no quiso perderse esta primera representación. En ella participaron, además, los Músicos de Bogdan, con su particular arte en teatro, música y malabares.


El dragón, movido por una decena de voluntarios, cayó derrotado y tras la batalla, los participantes y asistentes se dirigieron al pabellón para reponer fuerzas con una ‘judiada’ popular.
La fiesta continuó después puesto que hubo barra para servir bebida y café y sobremesa con música. Asimismo los más pequeños se divirtieron con hinchables durante y tras la comida.
“En Báguena nunca habíamos celebrado San Jorge y se nos ocurrió preparar una actividad con motivo del Día de Aragón, empezando por elaborar un gran dragón de diez metros y llevar a cabo una representación teatral”, detalla la alcaldesa de Báguena, Pilar Rillo.

Voluntarios pioneros
Esta idea surgió de un grupo de voluntarios bagueneros, que junto al Ayuntamiento, organizaron la iniciativa. Confeccionaron el dragón y los disfraces de los niños: “Nos quedamos cortos, porque vinieron unos cincuenta jóvenes, quienes se lo pasaron en grande batallando con el dragón”, describe Rillo. El grupo y el dragón se lucieron por las calles en un recorrido desde la plaza de la iglesia hasta la del convento.
Para la cabeza del animal, contaron con el saber hacer del profesor de arte Nemesio Javier Mata, afincado en el municipio, y quien la elaboró íntegramente, mientras que del cuerpo se encargó el resto del equipo.
Parte de los voluntarios dieron vida al dragón y otros prepararon la comida, a la que acudieron cerca de 250 personas. Para el próximo año, aumentarán el número de comensales, señala la alcaldesa, “porque esta novedad ha gustado mucho y la idea es continuar haciéndola, añadiendo otras cosas y que se afiance como una fiesta en el pueblo”.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *