Viaje a La Yunta

Nov 24, 2021

Por Jesús Lechón

“Saliendo de Calamocha pasas primero por Tornos, y luego por Bello, antes de salir a la carretera que va de Daroca a Molina, Y 8 km antes de llegar a La Yunta hay que salir de la A211 y entrar en la GU418. No te pases el desvío”

Tales fueron las indicaciones y efectivamente no tenían pierde que me dio José Antonio Floría. Escritor, recolector de palabras, músico, autor del best seller Así en la tierra como en el suelo del cual escribí tiempo atrás. Obra en la que dio cuenta de su heroica infancia vivida en la villa que le vio nacer. Llamado sin duda aun a más altas metas cuando relate la crónica de la nueva vida de su incomparable y bello pueblo con aquellos niños, en su mayoría emigrantes en Barcelona, camino hoy de la jubilación, de nuevo como protagonistas.

Se trataba no solo de conocerlo a él, si no de ver mundo. Y un diez de septiembre, día de San Nicolas de Tolentino a la hora del café y el guiñote previa a la del arrastrao perrero llegamos a la villa castellana donde la primera alma que vimos resulto ser la del calamochino de adopción, casado en Rubielos de la Cérida con Pilar, el Maestro Albañil Paco, hijo del alguacil de la hermandad de La Yunta echando los cimientos de una nueva casa; De modo que bien puede llevar a estas alturas cuarto y mitad construido él solito de la nueva villa, todo con un gusto exquisito. La tarde fue una sorpresa continúa, viendo más grúas levantadas a pie de obra que en todo Calamocha. Junto a él nos aguardaba nuestro anfitrión.

Entre el Torreón, la Virgen de la Cabeza y la Virgen de la Soledad atravesado por el Royo parece residir de alguna manera el secreto de la eterna juventud a decir de los años y muchos que acumulan en la flor de su vida sus pocos habitantes. Lugar donde el silencio reina de tal manera que pareces estar a un peldaño del cielo. Tierra de paso donde quedarse, de noche a buen seguro puedes tocar las estrellas, todo es llano, todo es ancho, o estrecho según quien mire, sus huertos pequeños, otrora llenos de vida como en todos lugares, ahora andan cerradas sus puertas de madera y perdidas sus llaves también de madera, su riego fue a caldero, pozal o cubo por que el arroyo nunca dio para nada mas que para dar vida a una tierra acogedora entre el frio del invierno y el calor del verano. Habrá que volver en enero cuando todos sus habitantes cojan en un autobús. Sin tienda, pero con bar tienda, un pueblo como dios manda si no fuera por la ausencia de niños; aquellos cuya vida relato nuestro famoso guía, su mejor embajador.

El lavador y el abrevadero donde los peces hoy son de colores, ni barbos ni truchas de antaño y el pato solitario. El paseo junto a los chopos aun verdes, “será bonito en otoño” comente, “el verano debería ser eterno aquí” contesto José Antonio. Detener el tiempo, la vida, de eso se trata ¡si pudiéramos! el molino, la iglesia cerrada, pero con llave cuatro portales más arriba y las vistas desde lo alto del torreón donde no subí por temor a encontrarme con San Pedro y reclamase mi alma.

Paso la tarde y andamos más que en San Roque admirando una villa enclavada en Castilla con la mirada perdida en tierras aragonesas. No pensábamos encontrar una maravilla así. Quedamos para el verano que viene, lleve el libro para que me lo firmase y a cambio me entrego una edición mas cuidada con el encargo de regalar el mío a un tercero, (Serafín Catalan sería su destinatario. Por cierto, le encanto).

De vuelta a Calamocha, si algún día nos perdemos, advertimos a nuestras hijas, no tenéis nada mas que acercaros a La Yunta, entre el eterno silencio de las tierras de la Laguna allí donde abandonaron en una ermita al pariente mas lejano que podamos recordar y el país del Jiloca donde vino a parar.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.