El propietario de la multinacional alemana, Clemens Toniës, visitó Calamocha recientemente para confirmar que el proyecto del macromatadero en esta localidad sigue para adelante. Todo comenzó hace unos años cuando se empezó a comentar que un matadero de dimensiones desorbitadas podría llegar a instalarse en Calamocha. Esta noticia generó controversia desde un principio, aquellos que estaban a favor debido a que la instalación de nuevas empresas siempre es sinónimo de empleo en la zona, en contraposición de los que pensaban que los perjuicios sociales o ambientales que iban ligados a esta novedosa instalación serían mucho mayores que los beneficios. Numerosas preguntas han ido surgiendo independientemente de estar a favor o en contra: ¿vendrán personas a trabajar desde otros lugares?, ¿habrá suficientes aulas en el colegio para tantos niños que se supone vendrán con sus padres?, ¿habrá suficientes alojamientos para todas ellas?, ¿serán suficientes los recursos naturales que disponemos para poder sacrificar 10.000 cerdos al día?, ¿cómo se transportarán todas estas canales?, ¿repercutirá positivamente o negativamente en la economía de la zona?La respuesta a todas estas preguntas se queda en manos de la incertidumbre y el tiempo. Aunque la realidad es que el precio de los alquileres y la venta de viviendas en zona más cercana de influencia se ha incrementado considerablemente, en parte debido a esta especulación que se lleva haciendo desde hace bastantes años. La localización estratégica que tiene Calamocha y el corredor del Jiloca, la generación de empleo y la ilusión de poder vivir en un pueblo son algunas de las razones por las que muchos apoyan firmemente la idea de que es un buen proyecto. En cambio, la posibilidad de que personas de otras comarcas e incluso de otros países vengan a trabajar, y que sean estos desconocidos los que inunden las calles de la localidad, es algo que a algunos no deja muy convencidos. Lo que si que es una realidad es que necesitamos tener un motor que impulse nuestro territorio para los próximos 50 años.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.