POR PASCUAL SÁNCHEZ

Continuamos nuestro particular paseo por la muralla desde donde nos habíamos quedado, la torre del Águila, y seguimos montaña abajo junto a los muros por un corto tramo en el que hubo hasta media docena de torres, sin embargo solamente queda en pie la Torre de San Valero, conocida como “El muro de los tres guitarros” por el número y forma de sus ventanas, construcción de base cilíndrica en mampostería con una puerta circular de ladrillo y varias ventanas o saeteras.


El siguiente tramo de muralla, en el que llegó a haber una docena de torreones, es mucho más largo que el anterior pero con la misma inclinación en dirección S hasta llegar a la Puerta del Arrabal del s.XV con un atractivo arco de ladrillo de medio punto, también llamada en algunas crónicas Puerta de Calatayud, Póstigo o Puerta de San Valero. Bajamos un poco más en la misma dirección, y tras pasar junto a un nuevo torreón llegamos a la magnífica Puerta Baja o Fondonera construida entre los s.s. XIII al XVI. Puerta monumental compuesta por dos grandes torreones cuadrados de piedra, rematados con almenas, unidos por una galería en arco apuntado de ladrillo rebajado en el s.XVI con un carpanel. Entre ambos arcos se encuentra el escudo imperial de Carlos I.


Este es el punto final de la bajada para desde aquí continuar recorriendo la muralla otra vez hacia arriba aunque también dirección S, hasta el Portal de Valencia del s.XV. Se trata de un arco dovelado de medio punto ligeramente apuntado y adosado a un torreón formando un atractivo conjunto entre estos dos elementos y la muralla mudéjar que continúa hacia arriba.


A partir de aquí nos encontramos ante un largo tramo de muralla, muy empinado, en dirección S. Tras cruzar la carretera tomamos un sendero entre un frondoso pinar a la derecha y la muralla a la izquierda, tramo en el que habría hasta 12 torres más de las que solo quedan en pie algunos restos. Al final, la cumbre del monte de San Jorge y sobre él, a 854 metros de altitud, los vestigios del castillo del mismo nombre, también llamado de la “Judería”, cuya construcción se remonta al s.XI, desde el que parte un nuevo recinto murado bastante maltrecho en el que hubo 6 torreones. En lo más alto los restos del torreón del Palo, conocido como “Muro Redondo” desde que un rayo lo derribase en junio de 1908. Su construcción, de mampostería, data del s.XV y es de planta circular.


Sigue un nuevo tramo de maltrecha muralla hasta el robusto torreón de Cariñena o “Torre del Caballero de la Espuela”, también conocido como “Muro Partido”, pues hasta los años 70 del pasado siglo en que fue restaurado, se mantuvo erguido pero solamente en su mitad vertical.


Desde aquí, separado del recinto amurallado, se aprecian los restos del basamento de lo que fue el “Torreón de la Pólvora” sobre un peñasco bajo el cual existe una pequeña cueva “La Cueva Negra”
Seguimos descendiendo por el recinto fortificado en dirección N a través de un lienzo de muralla con restos de 8 torres hasta la llamada de “Las Cinco Esquinas”, formidable torreón de sillería de planta pentagonal sobre la actual carretera que conduce a Teruel y un nuevo tramo murado con restos de al menos 5 torres, cortado por la ya mencionada carretera, el “desvío”, construida a mitad del s.XX.
Un pequeño tramo más y estamos en donde habíamos comenzado, en la Puerta Alta, que según algunas crónicas estaba protegida de posibles ataques frontales por una torre frente a ella a unos 200 metros.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.