El Trabajo de Fin de Grado de Periodismo de la calamochina recibió la mención a la excelencia el pasado 22 de abril por su investigación sobre las realizadoras audiovisuales de TVE durante la Transición

Mujeres en el control: realizadoras y ayudantes de realización en TVE durante la transición democrática (1975-1985) es el título de la exhaustiva investigación de María Villalta, que rescata a hasta 54 profesionales del olvido histórico.


—¿Qué sintió al conocer que su trabajo iba a recibir la mención a la excelencia?
—Sabía que mi investigación era buena porque obtuve un 10 en la calificación de mi Trabajo de Fin de Grado en Periodismo, pero la mención a la excelencia fue una sorpresa. Me sentí muy orgullosa de mi investigación y de las personas que me han acompañado durante el proceso. Siento, también, que es un reconocimiento a mi empeño por estudiar Periodismo y a mi esfuerzo de compaginar estudios y trabajo diario durante cuatro años. Fue el broche de oro.


—¿Por qué decidió centrar su TFG en las realizadoras de TVE durante la Transición?
—Mi tutora, Carmen Agustín, que fue mi profesora en el Grado de Documentación, investiga fotógrafas cuyo nombre no aparece en los libros. Tenemos mucha afinidad y las dos somos muy feministas. Por mi interés en el audiovisual, opté por las realizadoras. Mi objetivo era visibilizar el trabajo de estas profesionales y de las ayudantes de realización de TVE entre 1975 y 1985, y demostrar mi hipótesis de que no solo hubo tres, como me decían, sino que había más. Como mínimo, 54, las que he conseguido localizar.


—¿Cómo consiguió dar con ellas?
—Utilizando medios de todo tipo porque, además, estábamos en plena pandemia y con confinamiento perimetral vigente. Las publicaciones académicas no las nombraban, solo aparecían referencias de hombres, pero eso no quería decir que ellas no estuvieran. Tuve que analizar boletines oficiales para encontrar adjudicaciones de plazas, contactar con trabajadores jubilados a través de las redes sociales y, sobre todo, tirar de quienes encontraba para que me llevasen a otras realizadoras.


—En ocasiones, su categoría profesional era la de ayudantes de realización pero, en realidad, ejercían de realizadoras.
—En muchos casos, estaban infravaloradas. Muchas ejercían como realizadoras aunque eran reconocidas como ayudantes de realización. Alguna recibía un plus por asumir más responsabilidades; otras, no. Muchas se conformaban con que les dejasen realizar aunque su trabajo lo firmase su compañero masculino. Acababan de salir de la dictadura y no buscaban un reconocimiento, se sentían agradecidas solo por trabajar.


—¿Guarda un recuerdo especial de alguna de ellas?
—Todas «mis mujeres» han sido un gran descubrimiento para mí, pero, si tuviera que destacar a una, sería Mª Carmen Blanco. Llegué hasta ella gracias a otra realizadora. Blanco tiene 93 años y una cabeza muy lúcida. Me pareció una enciclopedia de la televisión. Ella era guionista en la radio pero pronto quiso pasar a televisión y vivió toda la evolución de TVE. Es, también, la más mayor de las que conocí y me encantaría hacerle una visita. A su marido sí lo nombran en los libros cuando cuentan la puesta en marcha del centro territorial de Barcelona; a ella, que también estaba, no.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.