Existen muchas formas para intentar combatir las desigualdades y la pobreza que sufre parte de esta sociedad del siglo XXI en la que vivimos. Cada uno, bien sea a nivel individual o de manera conjunta, puede aportar su granito de arena para afrontar los diferentes retos a los que nos enfrentamos. Hace ya más de un mes que comenzó la guerra entre Ucrania y Rusia, un conflicto que ha destrozado la vida de numerosos civiles. Un ejemplo de ese granito de arena lo representa el grupo de personas que se arriesgó a alquilar un vehículo y conducirlo hasta Polonia para recoger allí a refugiados.

Es todo un ejemplo de ayuda, que puede promover la imitación de acciones como esta, y que finalmente repercutan de manera positiva sobre estas personas que lo han perdido casi todo. Por otro lado, actos como este requieren una muy buena planificación de los recursos y gastos que va a suponer un viaje de ida y vuelta de tantos kilómetros. Afortunadamente, la sociedad cuenta con organizaciones que saben llevar a cabo esta planificación y optimización de los recursos de los que disponen gracias a donaciones individuales o subvenciones. Estas entidades conocen la mejor manera de solucionar este tipo de problemas, buscando la mejora de sus condiciones como refugiados, y no solamente sacándolos de allí y trasladándolos a un país europeo que no esté en guerra.

Desde este espacio de opinión nos preguntamos si hubiera sido una mejor opción donar todos los gastos que ha conllevado este viaje a una ONG para que lo invirtiesen allí directamente. Un trabajo que realizan día a día y de manera desinteresada, sin necesidad de buscar el protagonismo que puede aportar una foto en un medio de comunicación. Poco a poco veremos a estas personas en las calles de nuestros municipios. Burbáguena es un ejemplo de ello, donde ACCEM lleva a cabo una labor de acogida espectacular. Es necesario hacer un esfuerzo como sociedad avanzada en integrar a las personas que vengan, no solo dándoles comida y alojamiento, si no acogiéndolas socialmente. Ahora que el COVID está dando un respiro y ya ha llegado la primavera, es un buen momento para animarles a que convivan con nosotros en las actividades que realizan la mayoría de nuestras localidades.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.