La conserva es un proceso de manipulación de los alimentos para ralentizar su deterioro. Es una técnica bien conocida por los más mayores de nuestro territorio. Pero, ¿qué ocurriría si, con la desaparición de estas personas, nadie hubiera recogido su testimonio sobre esta o cualquier otra costumbre? Para evitar que su conocimiento caiga en el olvido, Ruth Esteban y Lorena Jorcano pusieron en marcha ‘Lecciones en conserva’, un proyecto vistual donde recogen la sabiduría de los vecinos de Blancas en torno al azafrán, el pastoreo y otras señas de identidad para compartirlas con todo el mundo.

El saber de nuestros abuelos es un tesoro irremplazable con fecha de caducidad, y esa es una alarma que no estamos dispuestas a dejar pasar. Blancas nos ha marcado en nuestra forma de vivir y de entender lo que nos rodea. Por eso, tratamos de devolver el favor a todos los que nos siguen enriqueciendo día a día con su experiencia y valorando esta fuente de sabiduría en peligro de extinción. De este amor por nuestras raíces nace ‘Lecciones en conserva’.


Una idea aislada se convierte en un proyecto real cuando compartes ilusión con otros jóvenes (y no tan jóvenes ) en circunstancias parecidas. El programa Jóvenes Dinamizadores Rurales nos dió la oportunidad de conocer a personas emprendedoras de muchas comarcas aragonesas y crear sinergias con otros proyectos como Biela y Tierra, o José Azul, compañeros de charlas inspiradoras.
Tras muchos devaneos de cabeza, ‘Lecciones en conserva’ se definió como un proyecto de dinamización rural para la difusión del patrimonio inmaterial de Blancas en forma de vídeos cortos. Con una biblioteca virtual, dejamos al alcance de cualquier persona los recursos del saber hacer de todo un pueblo y su gente.


Este proyecto se reinventa año a año y, en este 2022, queremos trasladar nuestro mensaje a papel. Una agenda que nos recuerde el valor del tiempo. Siempre, con la ayuda de La Era Rural
Venimos de un pueblo de cultura oral primaria, que transmite el conocimiento a través de la repetición o la práctica, consciente de la necesidad de recordar constantemente aquello que se quiere preservar del olvido. Ya en 1996, Havelock escribió: “Las memorias son personales; pertenecen a cada hombre, mujer o niño de la comunidad; pero su contenido, el lenguaje conservado, es comunitario, es algo compartido por la comunidad y que expresa su tradición y su identidad histórica”.


En Blancas, hay mucha sabiduría custodiada por sus vecinos; lecciones que, de no hablar en primera persona con sus maestros, no podrían ser compartidas, y mucho menos fuera del pueblo. Además, se trata de un ejercicio que supone un proceso participativo entre los vecinos, que deberemos colaborar entre nosotros para el éxito del proyecto.
La cuenta @Leccionesenconserva tiene ya 699 seguidores en Instagram, que es donde pasan ahora las cosas. Visitas al perfil, respuestas a fotografías, recuerdos y emociones de quien conoce los parajes y varios mensajes de gente que no conocemos interesándose por los vídeos, historias, fotos…
De todos modos, lo que más nos gusta de esto es que trabajamos de acuerdo a lo que nos apetece hacer y decir: no nos sentimos limitadas, es más, todo lo contrario. Estamos aprendiendo mucho de nuestro propio pueblo, quizá somos las más afortunadas por ver de primera mano tantos «secretos» ocultos para casi todos. Y, por eso, nos cuesta decidir qué y a quién grabar, para intentar ofrecer una muestra real de cosas interesantes que cada día se multiplican.
Es necesario transformar la cultura interna de los pueblos, haciéndoles conscientes del poder de su experiencia y su forma de vida, ya que son ejemplo para muchos. Pequeños proyectos como este hacen que otros se unan, que innoven, que creen espacios comunes de ideas y apoyo comunitario. A raíz de ‘Lecciones en Conserva’, se ha reactivado la Asociación Amigos de Blancas, con gente interesada en aportar para seguir creciendo o no decrecer más.
En definitiva, a lo que nos gustaría aspirar es a que todos interiorizáramos ese calor del pueblo, esas ganas de vernos, de abrazarnos, de comentar… de aprender con amor del saber del tiempo. Tenemos ilusión porque, en estos tres años, hemos podido comprobar que ha sido tan buena la acogida de los usuarios como la participación de nuestros vecinos y eso solo nos hace querer ver todavía con más fuerza como ‘Lecciones en conserva’ sigue creciendo y evolucionando, con la esperanza de que esta misma acción sirva de inspiración a otros territorios que se encuentran en una situación como la nuestra

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.