El municipio conmemoró sus orígenes el 2 y 3 de julio con diferentes actividades, gastronomía y la difusión de su historia

La localidad de Villarroya del Campo celebró el pasado fin de semana la I Recreación Histórica en El Castillo, ambientada en la época celtíbera. El objetivo de estas jornadas fue dar a conocer el pasado y los orígenes de la localidad y contó con un amplio programa de actividades los días 2 y 3 de julio.
A lo largo de todo el fin de semana se han celebrado talleres didácticos, demostraciones y visitas guiadas dinamizadas para divulgar el pasado de la localidad, en la que la plaza de España, el campamento militar y la iglesia parroquial han sido los principales lugares de interés. Además, más de 100 personas han confeccionado trajes de la época para ambientar la recreación de la Celtiberia.


Los vecinos y visitantes también pudieron disfrutar del concierto ‘Silberius de Ura. Viaje a lo remoto’, un espectáculo música inspirado en los sonidos del pasado, y de una cena celtíbera popular.
La primera actividad del sábado consistió en un taller didáctico familiar sobre las técnicas constructivas en El Castillo en torno a la fabricación de adobes. Por la tarde, Gloria Pérez, doctora en Ciencias de la Antigüedad y directora general de Turismo del Gobierno de Aragón, impartió una conferencia sobre la Celtiberia y su patrimonio como recurso turístico.


Seguidamente, se realizaron otros talleres: uno sobre tejidos e indumentaria celtíbera y otro sobre Soft Combat y la guerra en la Península Ibérica antigua.
El domingo fue el turno de la demostración “La fragua celtibérica”, se impartió un taller sobre la alimentación de los habitantes del Castillo con la elaboración de pan y se celebró la entrega de placas a aquellas personas que este año cumplen 80 años.


Difusión de la historia
El alcalde de Villarroya del Campo, José Carlos Franco- destacó la importancia de estas jornadas, que dan a conocer una parte desconocida de la localidad y de la provincia zaragozana.
Franco explicó que desde los años 80 tienen conocimiento de que existía algo en Villarroya relacionado con la historia celtíbera, “aunque no fue hasta finales del 2016 cuando conocimos al arqueólogo Francisco Javier Guitiérrez y empezó a hacer catas en lugares estratégicos”. De esta forma se supo que el origen del municipio se remonta a la época celtíbera.
El diputado provincial Óscar Lorente recordó la importancia de impulsar este tipo de iniciativas en “un municipio de la comarca Campo de Daroca de unos 90 habitantes”, que permite atraer a nuevos visitantes.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.