Se trata de un thriller de acción conducido por Toni Andújar y facilitado por la Teruel y la Aragón Film Commission

La comarca del Jiloca ha vuelto a convertirse en un plató de rodaje. En esta ocasión, el territorio ha sido elegido por el cineasta Toni Andújar, que rueda desde el 2 de mayo en la provincia su último proyecto, Run Baby Run. Villafranca del Campo es escenario de varias escenas clave del thriller.
Hasta la localidad, se trasladaron, el pasado 1 de junio, medios de comunicación y autoridades como el presidente de la Diputación Provincial de Teruel, Manuel Rando; el diputado de Turismo, Diego Piñeiro, y la presidenta y alcaldesa de Villafranca, Yolanda Domingo.


Después de explorar localizaciones en Estados Unidos, Canadá o Bulgaria, el equipo de esdeMangofilms decidió que Teruel era el lugar idóneo para rodar íntegramente la película. «En media hora, pasas de paisajes con mucha vegetación a otro casi desértico, muy adecuados para este cuento duro y salvaje» apuntó Andújar.


Para el director, «la inestimable ayuda de la Teruel y la Aragón Film Commission, el paisaje de la zona y la hospitalidad de la gente fueron decisivos para que optáramos por la provincia».


Carácter internacional
Run Baby Run cuenta la historia de Diana, una mujer sordomuda de nacimiento que se ve arrastrada hacia una lucha a vida o muerte contra un personaje oscuro y siniestro, y contra las fuerzas de la naturaleza. La protagonista está encarnada por Catuxa Leira (Centro médico, TVE), que describe a su personaje como «muy interesante y enriquecedor porque tienen que superar un montón de obstáculos, se enfrenta a momentos muy dramáticos y otros de mucha acción cuyo rodaje está resultando muy divertido». A Leira le acompaña en el reparto el estadounidense Cody Cowell, con numerosas películas de terror en su filmografía. Con vocación internacional, el rodaje se está realizando en inglés.
El grueso de la película se ha rodado en la comarca de Gúdar-Javalambre y el equipo ha establecido su base de trabajo en Alcalá de la Selva. No obstante, además de en Villafranca del Campo, el equipo también se ha desplazado hasta otras zonas de la provincia y han grabado en la Comunidad de Teruel, el Bajo Aragón, Sierra de Albarracín y Maestrazgo.
El cineasta Andújar ha apostado por las localizaciones turolenses donde la inmensidad de la naturaleza ayude a intensificar la sensación de aislamiento y la impotencia de la protagonista frente a las amenazas a las que deberá hacer frente.


Motor económico
«Queremos seguir posicionándonos como una opción prioritaria para la industria», afirmó Rando, que apuesta por el sector como motor económico.
Por su parte, la coordinadora de la Aragón Film Commission, Estíbaliz Centeno, destacó la variedad paisajística y la originalidad de escenarios que ofrecen Aragón y Teruel.
En los primeros días de junio, la oficina fílmica turolense organizó un viaje de trabajo por el territorio de la provincia para cinco prestigiosos localizadores de cine.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.