La temperatura fue la más baja de las registradas en un municipio desde hacía 60 años, según la AEMET

A pocos jilocanos se les han olvidado las imágenes y la sensación térmica que dejaron los inviernos de 2020 y 2021. Tras la borrasca Filomena y sus nevadas abundantes, los pueblos de este territorio vivieron los días más fríos de las últimas décadas.
En concreto, en Bello, durante la madrugada del 12 de enero de 2021, se registraron -25’4ºC. Se trata de la temperatura más baja registrada en un municipio español en los últimos 60 años, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).


La localidad ha querido recordar esta cifra récord con una placa conmemorativa que se colocará en la fachada del Ayuntamiento. Para su realización, han contado con la colaboración de la Diputación de Teruel, cuyo vicepresidente, Alberto Izquierdo, y el diputado José Sancho se la entregaron al alcalde, Jaime Barrado, a mediados de mayo.


En la placa, se puede leer: «Este municipio batió récord de temperatura mínima de todas las estaciones de Aemet de España el 12 de enero de 2021, registrando 25,4 grados bajo cero». La intención del consistorio es colocarla pronto, en un acto organizado de forma expresa para ese fin.
El frío, seña de identidad


“Aquí tenemos estación de AEMET y, si salimos en los medios a nivel nacional por las bajas temperaturas, aunque solo sea por eso, es promoción tanto para Bello como para Teruel”, apuntó Barrado. No en vano, las principales cadenas de televisión contactaron con la localidad y se acercaron hasta el pueblo de las inmediaciones de la laguna de Gallocanta para dejar constancia de una situación “extraordinaria”, como la calificó Barrado.
Por su parte, Izquierdo recordó que ya hay iniciativas que se están desarrollando en la provincia en torno a lo que se denomina El Polo del Frío, que reúnen a expertos y aficionados a la meteorología atraídos hasta el territorio por los valores negativos del mercurio. Por eso, apuntó que la difusión y la investigación en torno a estas temperaturas extremas «puede ser también un revulsivo para los pequeños municipios de la provincia, que tienen algo especial que no se encuentra en otros lugares».
Aquella jornada tan fría, que se produjo poco después de que la borrasca Filomena dejara intensas nevadas, también registró otros temperaturas gélidas: Santa Eulalia del Campo, con -23 ºC; Calamocha, con -21,3 ºC; Teruel, con -21 ºC, y Daroca, con -18,5 ºC.
Aunque el frío sea la seña de identidad, Barrado quiso destacar lo bien que se está en Bello y en la comarca del Jiloca en verano. Como apuntó, tanto la laguna de Gallocanta como otros entornos naturales y costumbres son dignas de conocer.
Por ese motivo, comentó que las instituciones públicas deberían trabajar en promocionar estos aspectos a nivel nacional y europeo porque, aseguró, “hay posibilidades para publicitar más la zona” y, así, atraer a un mayor número de turistas.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.