Calamocha registró el 17 de diciembre de 1963 30 grados bajo cero, la temperatura más baja registrada en España en un lugar habitado. Este año, se cumplen 59 inviernos de aquella mañana en la que el soldado conocido como ‘Tutú’ recogió el histórico dato de -30 º C con el que Calamocha es desde entonces el pueblo más frío a escala nacional.
La temperatura oficial que consta en los registros oficiales de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) fue tomada en el antiguo campo de aviación de la localidad. Así lo recuerdan algunos testigos como el calamochino Serafín Catalán, por aquel entonces soldado en el aeródromo, o el Cabo Juan Cano, jefe de meteorología.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *