En total, habrá 90 vehículos, con todas las ambulancias convencionales transformadas en Soporte Vital Básico y las horas semanales presenciales se multiplican por cinco

Después de que el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, y la consejera de Sanidad, Sira Repollés, lo anunciaran tras la sesión del Consejo de Gobierno del 29 de abril, el pasado 3 de mayo se publicó el pliego de prescripciones técnicas para la contratación del servicio de transporte sanitario terrestre urgente de pacientes de la Comunidad.


El documento recoge la propuesta para la prestación del servicio durante los próximos cuatro años por un importe de 127.662.832,76 euros, a razón de unos 32 milones al año.
El Ejecutivo autonómico defendió que el planteamiento garantiza mejores equipamientos y tiempos de respuesta, más presencialidad de los recursos y mayor dotación de personal. Las horas semanales de presencia física de las ambulancias se multiplican por cinco, pasando de unas 2.000 a más de 10.000, sin hacer distinción entre fines de semana y días laborables. El personal aumenta casi en 200 trabajadores, alcanzando los 700 . Todas las ambulancias convencionales pasarán a ser Soporte Vital Básico (SVB) y, entre las tipologías de unidades, Aragón contará con 90 vehículos para este fin.


Los cambios propuestos modifican las condiciones de los servicios en las comarcas del Jiloca y del Campo de Daroca. En la primera, Calamocha pasará de tener una dotación operativa de 7 horas presenciales diarias y el resto, localizables, a un SVB-1 presencial 24 horas al día, con una ambulancia de clase B, conductor y técnico. En Monreal del Campo, se mantendrá la UME, una unidad de Soporte Vital Avanzado con ambulancia clase “C” y la presencialidad continua de conductor y técnico.


En el caso de Daroca y Herrera de los Navarros, la ambulancia convencional se sustituirá por un SVB-2, es decir, con presencialidad de 12 horas diarias. Desde esta última área de salud, han manifestado cierta incertidumbre. Tanto el alcalde, Enrique Felices, como la presidenta del Consejo de Salud, la alcaldesa de Monforte de Moyuela, Paula Delmás, han mostrado su satisfacción por mantener el servicio pero entienden que 12 horas diarias no es suficiente, teniendo en cuenta la dispersión de los pueblos de la zona y las malas condiciones de las carreteras. Delmás reconoció que los helicópteros que se pretende que cubran las 12 horas nocturnas son muy rápidos pero recordó que las condiciones meteorológicas allí no siempre son favorables, por lo que no les resultaría útil para la zona.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.