Hasta 50 personas participaron en las XI Correrías del Cid que organizó la Asociación Cultural Mío Cid, de El Poyo. Se trata de una de las actividades más emblemáticas del colectivo y que también sufrió el parón obligado por la pandemia.
Como de costumbre, la ruta perseguía las huellas de Rodrigo Díaz de Vivar y sus huestes. Entre el 30 de abril y el 2 de mayo, una treintena de personas recorrieron los algo más de 70 kilómetros que separan El Poyo del Cid de Albarracín. A ellos, se sumaron otros 20 participantes que acudieron en etapas puntuales. Unos hicieron la ruta caminando y otros, a caballo; muchos, vestidos de medievales y algunos, con ropa más actual, pero todos con muchas ganas, como contó el responsable de comunicación de la asociación, José Manuel Lázaro.


El portavoz hizo un balance muy positivo de la actividad tanto por parte de los participantes como por la acogida que les brindaron en las localidades en las que estuvieron. “La gente salía a vernos, nos animaban cuando nos veían pasar y se notaba que había mucha expectación”, dijo Lázaro. Además, señaló que estas fueron las primeras correrías para un buen porcentaje de los participantes y apuntó que contaron con 15 caballos.


También, comentó que aprovecharon el recorrido para dar a conocer El pódium del Cid, el cómic editado por Acrótera y que ha contado con el apoyo económico del Ayuntamiento de Calamocha. De hecho, en Ojos Negros, donde finalizó la primera etapa de las correrías, contaron con la presencia del editor y coguionista Jesús Franco y el ilustrador Moratha.
Si bien llovió en algún momento, “el paisaje estabaverde y precioso”, dijo Lázaro. Otros lugares por los que pasaron fueron Peracense, con su llamativa fortaleza, o Pozondón, donde hicieron noche. Desde allí, después de almorzar en Monterde, llegaron a Albarracín en las primeras horas de la tarde. Aunque no pudieron entrar con los equinos al casco urbano, sí accedieron al centro de la ciudad con sus trajes medievales y sus banderas, poniendo fin a la aventura.


Encuentro con el Cid
Entre las próximas actividades de la Asociación Cultural Mío Cid, se encuentran la Poyito Bike, todavía sin fecha, y el Encuentro con Mío Cid, que cumplirá su vigésimo tercera edición el 11 de junio.
Aunque el coronavirus no ha permitido que los miembros del grupo de teatro se reúnan para ensayar su obra, el programa sí contempla actividades habituales como el desfile de tropas de la mañana, o la representación de escenas como el descenso del Cid y sus jinetes por el cerro de San Esteban y su acceso a El Poyo.
Además, ese día la localidad acogerá el I Encuentro de Asociaciones en el Camino del Cid. La actividad está impulsada por la Diputación de Teruel y es una de las varias que ha diseñado el Consorcio para conmemorar los veinte años de su creación.
En su última sesión, la entidad dio cuenta de las iniciativas llevadas a cabo en 2021, en las que destacan las 2.271 intervenciones realizadas en materia de señalización a lo largo de 1.400 kilómetros de recorrido, el impulso de rutas en bicicleta y la apuesta por la digitalización, entre otras acciones.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.