A través de códigos QR, las personas sordomudas pueden acceder a web de la asociación ABueñízaTe para conocer la historia del lavadero, la Era del Tío Cesáreo o el yacimiento de megaplanolites a través de unos vídeos explicativos

Con el fin de hacer de Bueña un pueblo más inclusivo, los espacios principales de la localidad cuentan con una explicación de su historia grabada en vídeo y adaptada a la lengua de signos. El proyecto ha sido una iniciativa de la Asociación ABueñízaTe. Para su realización, han contado con los alumnos de 2º curso del Ciclo Formativo de Grado Superior de Mediación Comunicativa del instituto Francés de Aranda, de Teruel. En concreto, con los ocho estudiantes de la asignatura Ámbitos de aplicación de la lengua de signos.


Al escanear con la cámara del teléfono móvil los códigos QR que los alumnos colocaron por las baldosas decorativas que identifican los principales atractivos de la localidad, los usuarios acceden al blog de ABueñízaTe. Allí, se encuentran alojados los vídeos que ellos mismos grabaron con la narración adaptada a la lengua de signos. En total, son 15 placas que identifican un patrimonio muy variado.


Aplicación real
Guadalupe Caulín, profesora de la asignatura Ámbitos de aplicación de la lengua de signos, aseguró que la experiencia para sus alumnos fue muy gratificante. “Ha sido un proyecto difícil a nivel lingüístico y gramatical, pero muy enriquecedor porque se tocaba vocabulario muy diverso y, también, porque llevábamos la lengua de signos al medio rural”, contó.
También, ha permitido a los estudiantes formar parte de una aplicación real del trabajo de los mediadores comunicativos.


Ninguno de ellos había estado antes en Bueña y el descubrimiento de proyectos como el de La Era del Tío Cesáreo despertó su interés. A lo largo del curso, regresaron en tres ocasiones más: dos para grabar in situ los vídeos y una última para colocar los códigos QR en las placas identificativas, obra del acuarelista local Javier Santos.


Turismo inclusivo
Caulín conocía el territorio porque había trabajado en el Jiloca con el colectivo Asociaciones en Red, en la adaptación de trabajos sobre el Día del Orgullo Rural. La profesora agradeció a la localidad de Bueña, a ABueñízaTe y, en concreto, a su secretaria, Beatriz Martín, la propuesta de colaboración, “que nos ha permitido realizar un proyecto del sector del turismo con un enfoque que nunca habíamos abordado’.
Por su parte, Martín mostró su satisfacción por el trabajo. Relató que, cuando colocaron las baldosas identificativas, pensaron que sería buena idea “llegar a todas las personas, independientemente de sus capacidades”. Por eso mismo, pronto emprenderán otro proyecto: la creación de audioguías, que se acometerá con una partida procedente de los Fondos de Cohesión del Gobierno de Aragón. “Los niños del pueblo están ensayando los textos, los grabaremos con la ayuda de la productora calamochina El Molino Audiovisual y, de esa forma, la iniciativa ya será inclusiva al 100% tanto en la web como en el pueblo”, aseguró.


Caulín, por su parte, reivindicó la importancia de que las instituciones y las empresas apuesten por una comunicación accesible para todos.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.