El grupo de acción local ADRI Jiloca-Gallocanta presentó cuatro jornadas dedicadas al análisis de distintos aspectos del trabajo en el medio rural

ADRI Jiloca-Gallocanta organizó una serie de cuatro ‘Jornadas Inspiradoras de emprendimiento’ para la semana del 17 al 22 de octubre, financiadas por el proyecto EREA, coordinado a su vez por la Fundación Aragón Emprende.


Esta semana quiso dar a conocer, desarrollar, incentivar y apostar por la innovación del trabajo en el medio rural, poniendo énfasis en aspectos como el coworking, el teletrabajo, el tipo de emprendimiento cultural y acercar los nuevos emprendedores a los jóvenes.
El primero de estos se abordó con la cita celebrada en la Fundación de la Comarca de Daroca. Jaume Bages, de Cowocat Rural, y Jordi Silvente, de Cowocat, hablaron de las claves de éxito y los errores que debían evitarse. También destacaron la importancia de ver los espacios de trabajo colaborativo como “un lugar de intercambio de ideas, con horarios flexibles para su uso, pero con una persona que lo dinamice, organizando formaciones, jornadas y a disposición de los emprendedores, porque si no, son espacios muertos”, indicaba Lucía Sevilla, gerente de ADRI Jiloca-Gallocanta.


En Calamocha se debatió sobre el teletrabajo y sus posibilidades a través de cuatro teletrabajadores, de Mainar, Villarroya del Campo, Blancas y Luco de Jiloca, con distintos perfiles por su profesión y por el tiempo que ejercen esta modalidad de trabajo. Víctor Cañizares, ingeniero de software y vecino de Luco de Jiloca, es uno de los ejemplos de trabajo a distancia durante todo el año, “es muy cómodo el poder compaginar tu trabajo con el entorno porque en realidad solo tienes que tener un ordenador y conexión a internet”. Ejemplo de cortas temporadas de teletrabajo está José Daniel Anadón, descendiente de Villarroya del Campo e investigador del Instituto Pirenaico de Ecología que considera “fundamental trabajar con tranquilidad y que mis hijos disfrutan del pueblo mientras nosotros teletrabajamos” apuntó

.
En primera persona
Los jóvenes del Jiloca y Campo de Daroca también contaron con una propuesta para conocer las realidades de nuevos emprendedores. La inspiración para los alumnos de los institutos de Daroca, Calamocha y Monreal del Campo los llevó hasta las empresas dedicada a los quesos y la miel en Ojos Negros, para conocer las experiencias en primera persona de “gente que salió de sus municipios para estudiar, y ha regresado”, indicó Sevilla. Además, los menores visitaron la empresa Making Best Colors Chemical Industries, de Monreal para conocer la energía circular.


El programa del emprendimiento de ADRI cerró en Monforte de Moyuela con representantes de las asociaciones: Amigos del Castillo de Peracense, Mio Cid, Batalla de Cutanda, Montefuerte y Amigos del Museo Histórico Militar de Valencia, junto al Ayuntamiento de Villarroya del Campo y de Herrera de los Navarros para analizar la potenciación de las recreaciones históricas como emprendimiento cultural.
“La conclusión de la jornada destacó la fidelidad a la historia y realizar las actividades en torno a las recreaciones, para la gente del pueblo para que disfruten y participen, y no pensando exclusivamente en los de fuera” indicó la gerente de ADRI.


El programa EREA está promovido por la Fundación Aragón Emprende y se instrumenta a partir de la ‘Convocatoria de proyectos singulares que permitan la transformación territorial para luchar contra la despoblación y el reto demográfico’, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.
El proycto está impulsado por el Gobierno de Aragón, con la implicación del Comisionado para la Lucha contra la Despoblación. Nace con el objetivo de impulsar los ecosistemas de emprendimiento y la economía social en el medio rural aragonés, además de intentar reactivar e incentivar la actividad socioeconómica en zonas en situación de vulnerabilidad territorial.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *