La Diputación de Zaragoza organizó una jornada en la residencia Ramón Pignatelli con tres ponencias, una representación teatral y el testimonio de varias víctimas

La creciente negación de la violencia de género entre los más jóvenes, cómo viven las víctimas el proceso y cómo se trabaja desde la prisión en la reeducación de los maltratadores fueron los principales temas de debate de la jornada organizada por la Diputación de Zaragoza en la residencia de estudiantes Ramón Pignatelli para conmemorar el 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
La jornada ‘Contra la violencia machista: educación y reeducación’ comenzó con la intervención de la diputada delegada de Igualdad de la Diputación de Zaragoza, Pilar Mustieles, quien señaló que la violencia de género “no tiene clase, afecta a todo tipo de mujeres y condiciones sociales y edades” e hizo hincapié en que “hay que seguir avanzando para poder erradicarla y para eso la sensibilización y la reeducación que todos y todas tenemos que hacer es fundamental, especialmente entre los más jóvenes”. Mustieles apuntó que la Diputación de Zaragoza ha incrementado en los últimos años un 60% el presupuesto destinado a la lucha contra la violencia de género.


En la cita se interpretó la representación teatral ‘Conversaciones entre un maltratador reinsertado y una víctima: Las 10 preguntas que siempre le quise hacer a mi maltratador’ y se llevaron a cabo distintas ponencias a cargo de Beatriz Benabarre, Chema Allué y Cristina Martín. María Teresa Ballester cerró la jornada compartiendo
su testimonio.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *