El estudio del tramo ferroviario propone cambios para evitar afecciones al pueblo y mantiene el apeadero de Cuencabuena

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), mediante anuncio en el Boletín Oficial del Estado, ha dado inicio al trámite de información pública del ‘Estudio Informativo del Corredor Cantábrico – Mediterráneo de alta velocidad. Tramo: Teruel – Zaragoza. Propuestas complementarias’.
En este estudio informativo del tramo ferroviario entre Teruel y Zaragoza, aprobado provisionalmente en febrero de 2021, se han incluido mejoras en referencia a la población de El Poyo del Cid, el cruce de la autovía A-23 a la altura de Lechago y el apeadero de Cuencuabuena.


Las modificaciones corresponden a las propuestas que afectan a los tramos 4,5 y 10 del mencionado estudio. El 4 incluye una modificación del trazado en la zona inicial, evitando afecciones a la población de El Poyo del Cid y a la vega del río Jiloca. También se ha estudiado una modificación del perfil longitudinal en la parte final del tramo, que busca reducir el impacto visual de la estructura de cruce de la autovía A-23, a la altura de Lechago.


En el tramo 5 se propone una ligera modificación del trazado en la alternativa 5.2, cuyo objetivo es el mantenimiento del apeadero en Cuencabuena.


Mientras que en el 10, que comprende la conexión con la ronda sur ferroviaria de Zaragoza, se ha decidido estudiar un nuevo ramal hacia el este para facilitar los movimientos Teruel – La Cartuja.
Según ha explicado el alcalde pedáneo de El Poyo del Cid, José Manuel Marco, el Mitma ha tomado en consideración las alegaciones presentadas desde asociaciones, entre ellas la de Mío Cid, ayuntamientos de la zona y otras instituciones públicas, y se ha logrado que el trazado ferroviario no cruce el municipio, ya que el proyecto inicial presentaba el discurrir de la vía justamente por donde se ubica la estatua del Cid a la entrada de esta localidad de la Comarca del Jiloca.


“Presentamos las alegaciones oportunas porque el impacto visual y auditivo en El Poyo del Cid sería un desastre”, explica Marco. “Con la resolución, se desvía el trazado unos 300 metros al norte, con lo que estamos conformes”, dice.
El proceso de información pública que se inicia lo es tanto a los efectos previstos en la ley del sector ferroviario como a los efectos recogidos en el procedimiento de evaluación de impacto ambiental.


Abierto 45 días
Se abren estos trámites exclusivamente, para las consideraciones sobre los tramos y elementos descritos, por un plazo de 45 días hábiles a partir del día siguiente al de la publicación del anuncio en el BOE (el 16 de diciembre), para que las personas, instituciones y administraciones interesadas puedan formular observaciones sobre la concepción global del trazado y sobre el impacto ambiental. La documentación se puede consultar en la dirección web https://www.mitma.gob.es/ferrocarriles/estudios-en-tramite/estudios-y-proyectos-en-tramite.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *