La Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa de Teruel ha iniciado la tramitación para que el Gobierno de Aragón reconozca la trufa negra como Indicación Geográfica Protegida (IGP). El estudio técnico, financiado por la Diputación de Teruel, recoge el arraigo histórico de este producto en la provincia y pone en valor el nombre de este producto.
Por otra parte, el cerdo de Teruel ya se ha convertido en nuevo IGP, que permitirá su comercialización en el mercado nacional de carne, bajo el amparo de la IGP “Cerdo de Teruel”. La reputación de esta carne deriva de la calidad de los productos bajo la Denominación de Origan Protegida “Jamón de Teruel” y se pretende impulsar todavía más este sector ya que es uno de los principales motores económicos de la provincia.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.