La muestra del Museo de Teruel estará disponible hasta el 22 de octubre

La exposición del Museo de Teruel ‘Non Modo Bellum, vida cotidiana en la ciudad antigua de La Caridad (Caminreal)’ ha abierto sus puertas al público tras el acto de presentación el 18 de mayo con ocasión del Día Internacional de los Museos.

El presidente de la Diputación de Teruel Manuel Rando acudió a la apertura de la muestra junto al diputado de Cultura Diego Piñeiro, el director del Museo Jaime Vicente, la comisaria Beatriz Ezquerra, el alcalde de Caminreal, Joaquín Romero, la adjunta al comisariado Sara Azuara, la directora de los trabajos de restauración Pilar Punter y el responsable del diseño y montaje Jesús Moreno.

“Quiero poner en valor el trabajo realizado en esta exposición, que es una de las más potentes que ha organizado el Museo de Teruel, así como a todas las personas que creemos en la cultura y en el patrimonio”, ha destacado Rando. El presidente ha señalado que esta muestra y los trabajos realizados en el yacimiento arqueológico de La Caridad constituyen “una oportunidad para Caminreal, para la Comarca del Jiloca y para la provincia de Teruel porque la cultura y el patrimonio también generan actividad económica. Por tanto, si sumamos fuerzas podemos llevar a esta comarca a ser una zona de primer nivel”.
El diputado Diego Piñeiro por su parte ha indicado que, desde la DPT, “creemos que es un diamante en bruto que tenemos en nuestra provincia y durante estos cuatro años hemos trabajado en que cada vez tenga más nombre y sea más conocido, un trabajo que culminamos con esta gran exposición”.

El director del Museo y también comisario de la muestra, Jaime Vicente, ha explicado que el lema que le da nombre a la muestra, ‘Non modo bellum’, significa ‘no solo guerra’: “Hemos utilizado esta expresión porque queremos incidir en que la vida de las ciudades de la antigüedad, en este caso del mundo celtibérico, no es solo la guerra. Es verdad que había una actividad bélica pero era desempeñada por una parte pequeña de la población, el 90 % restante se dedicaba a otras tareas”, ha expuesto.

40 años de cosecha

La exposición, que estará abierta al público hasta el 22 de octubre, está compuesta por 601 piezas arqueológicas y dos conjuntos de piedras y tabas, que se han extraído del yacimiento de La Caridad, a lo largo de los casi 40 años que lleva el Museo investigando este enclave.

Estos objetos, que están restaurados y contextualizados, ofrecen al visitante en la capital turolense una visión general de las características de la vida de los antiguos pobladores del valle del Jiloca, entre los siglos II y I a.C.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *