La Diputación Provincial de Zaragoza ha aprobado una modificación presupuestaria mediante la cual se destinarán 60 millones de euros de remanentes a impulsar dos planes extraordinarios de ayuda a la provincia. De esta forma, 30 millones serán para un plan de inversiones relacionados con la Agenda 2030, mientras que los otros 30 restantes se enfocarán en un plan de concertación para que los municipios puedan afrontar el encarecimiento de la obra pública. En la última sesión del Pleno se explicaron los criterios de distribución de estos planes , que seguirán siendo los mismos que en los dos últimos mandatos. Un 40% se repartirá de forma equitativa entre todos los ayuntamientos y el 60% restante se hará en función de la población de cada municipio. Esta última parte también tendrá en cuenta el Índice Sintético de Desarrollo Territorial (ISDT), con el que se mira el nivel de desarrollo territorial de los municipios de la provincia de Zaragoza a partir de diversos indicadores, como pueden ser los demográficos, económicos, de movilidad, etc.


El presidente de la DPZ, Juan Antonio Sánchez Quero, destacó que “la subida de los precios y la guerra de Ucrania están ralentizando la tan ansiada recuperación post-pandemia y están encareciendo sobre manera la ejecución de la obra pública” y añadió que desde la institución “volvemos a poner todo nuestro músculo financiero a disposición de los 292 ayuntamientos de la provincia”. Los fondos provienen de la suspensión de las reglas de gasto y alabó “la buena salud financiera de la que goza la Diputación de Zaragoza”.


De esta forma, los ayuntamientos podrán hacer frente al notable aumento de los materiales y suministros necesarios para llevar a cabo las obras públicas. No obstante, Sánchez Quero anunció que esta financiación también podrá destinarse a lo que los municipios consideren oportuno. Debido a este aumento de los costes, se aprobó por unanimidad que los contratos públicos de obra de la DPZ puedan ser revisados para adoptar medidas excepcionales y urgentes que garanticen su ejecución.
En cuanto a las inversiones del plan Agenda 2030, el presidente de la Diputación declaró que “seguimos mejorando los servicios y los equipamientos de nuestros pueblos, contribuimos al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y dinamizamos las economías locales mediante la contratación de las pymes y los autónomos de nuestro medio rural”, un objetivo que consideran fundamental para favorecer el desarrollo de estas zonas.


Esta modificación presupuestaria contó con los votos a favor del PSOE, En Común-Izquierda Unida, Podemos-Equo y Ciudadanos y la abstención del PP y de Vox. Junto a estos planes extraordinarios, también se incluirán otras partidas para restaurar el palacio de Eguarás (Tarazona), mejorar el firme de las carreteras, apoyar a los refugiados ucranios y ampliar las ayudas de cooperación y acción social. Asimismo, también se ha ampliado la caja de cooperación en 400.000 euros para conceder préstamos a interés cero a los ayuntamientos.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.