La línea de subvenciones, dotada con 400.000 euros, se puede solicitar hasta el 3 de octubre y se destina a jóvenes que hayan creado o hayan seguido teniendo su negocio en el último año

La Diputación de Zaragoza ha lanzado su primer plan de ayudas para jóvenes emprendedores de la provincia, dotado con un presupuesto de 400.000 euros.
La línea de subvenciones va destinada a menores de 30 años que hayan puesto en marcha su propio negocio o estén al frente del mismo en alguno de los municipios zaragozanos durante el último año (entre el 1 de junio de 2021 y el 31 de mayo de 2022). Los interesados tienen de plazo hasta el 3 de octubre para poder solicitar las ayudas.


Los principales objetivos de este plan son impulsar las iniciativas de autoempleo en el medio rural zaragozano y apoyar económicamente el inicio de la actividad de los jóvenes que comienzan su andadura como autónomos. “La creación y el mantenimiento del empleo en el medio rural es uno de los principales objetivos de la Diputación de Zaragoza y sin duda hay que poner el foco en los jóvenes. Estas ayudas contribuirán a sacar adelante iniciativas con las que fijar población y generar empleo, ya que con ellas los jóvenes emprendedores podrán hacer frente a los gastos propios del comienzo de actividad como la seguridad social, el alquiler de local o, entre otros, el seguro de la empresa”, explica el diputado delegado de Bienestar Social de la Diputación de Zaragoza, Feliciano Tabuenca.


Para beneficiarse de las subvenciones, los solicitantes deberán estar dados de alta en régimen de autónomos en la Seguridad Social, estar empadronados en alguno de los municipios de la provincia, dado de alta en el Censo de Impuesto de Actividades Económicas y que el centro de trabajo se encuentre en alguno de los municipios zaragozanos.


La cuantía máxima de subvenciones para cada uno de los beneficiarios no podrá superar el 80% del gasto subvencionable total del proyecto y no superará los 10.000 euros.
Con las ayudas, los beneficiarios podrán hacer frente a los gastos relacionados con el asesoramiento legal y empresarial derivados de la constitución de la empresa o asesoría jurídica; gastos de publicidad; alquiler de locales, materiales, renting o leasing de vehículos u otros materiales necesarios para el desarrollo de la actividad; seguro de la empresa; Seguridad Social; o gastos corrientes como la luz, el agua, el teléfono o internet; o los derivados del covid-19 (mascarillas

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *