El Consejo aprobó por unanimidad el desistimiento de la licitación, que estaba en curso, con el fin de reiniciarlo lo antes posible

La ausencia de un documento ha llevado a la Comarca del Jiloca a frenar el proceso de licitación de la recogida de residuos domésticos y comerciales en el territorio. Se trata del informe preceptivo valorativo de la estructura de costes para contratos de un importe igual o superior a cinco millones de euros. Es necesario de acuerdo a la Ley de Desindexación de la Economía Española y su carencia podría haber tumbado la adjudicación del servicio.
Por eso, el Consejo comarcal se reunió en una sesión extraordinaria el pasado tres de mayo con un orden del día que solo contemplaba un punto: el desistimiento del procedimiento de contratación de la recogida de residuos. Todos los consejeros presentes lo apoyaron.
La decisión se tomó dos días antes de que concluyera el plazo de recepción de ofertas. El pliego de condiciones, que se encargó a una empresa externa, se publicó el 25 de marzo. Fue a preguntas de los interesados en el proceso cuando se dieron cuenta de que faltaba el informe en cuestión.


Ley 2/2015
La presidenta comarcal, Yolanda Domingo, explicó que la falta del documento con la previsión de costes desglosada suponía “un defecto de forma no subsanable y, en cualquier momento, nos podían declarar nulo el procedimiento”. Por consiguiente, desde Secretaría se aconsejó zanjarlo y reiniciarlo una vez se cuente con toda la documentación necesaria.


La Ley 2/2015, de 30 marzo, de Desindexación de la Economía Española pretende evitar sobrecostes en la prestación de servicios gestionados por las administraciones públicas. Entre otros planteamientos, recoge la obligación de que se requieran, al menos, a cinco operadores económicos de la actividad en cuestión la información sobre sus respectivas estructuras de costes para que la institución elabore su propuesta sobre esa base.


Al ser una entidad comarcal, el pliego deberá contar con el beneplácito de la Junta Consultiva antes de ser expuesto al público durante un tiempo concreto. A partir de entonces, podrá iniciarse la licitación.


Malestar en el Consejo
Los portavoces expresaron su malestar por la situación, más aún cuando la Comarca, que encargó la redacción del procedimiento de licitación a una empresa externa, recibió una instancia en la que se exponía que los pliegos presentados eran idénticos a los que se sacaron para otra licitación, acusando a los realizadores de plagio. La presidenta anunció que tendrían una conversación con ellos antes de tomar medidas.


“Nos han tomado el pelo”, protestó el representante de Ciudadanos, Inocencio López, quien lamentó que la adjudicación del nuevo contrato no vaya a estar resuelta antes de la época estival. En el mismo sentido se expresó Antonio Zabal, líder del Partido Popular, que criticó que la empresa que redactó los pliegos, que ya ha cobrado parte del trabajo, debería saber qué documentos que eran necesarios. El portavoz del PP recordó las quejas que los pueblos habían transmitido respecto al servicio prestado, sobre todo, el verano pasado, por parte de la empresa actual, Aragonesa de Servicios Públicos.
La portavoz del PSOE y vicepresidenta comarcal, Aurora Vicente, expresó que el equipo de Gobierno compartía el malestar de la oposición. «Solo nos queda negociar con la empresa que está gestionando la recogida de residuos actualmente para preparar el verano y que el servicio sea lo mejor posible», apuntó.


Negociación
Desde el PAR, la presidenta, Yolanda Domingo, manifestó en la reunión del Consejo su intención de negociar con los actuales gestores. El viernes, 6 de mayo, lmantuvo un encuentro con representantes de dicha empresa para abordar la situación pero sin acuerdos concretos todavía.
Por eso, la Comarca va a buscar asesoramiento en administraciones superiores para determinar si los actuales prestatarios están obligados a realizar el servicio esencial, al menos, durante el tiempo establecido en el contrato. De momento, se barajan varias opciones, incluso una adjudicación temporal hasta que se licite la definitiva.


En septiembre de 2021, Aragonesa de Servicios Públicos informó a la Comarca del Jiloca de que no quería prorrogar su contrato más allá de la finalización, en octubre de 2022 porque esta vía de negocio ya no le resulta interesante. La institución coincidió en zanjar la relación lo antes posible, tras las quejas recibidas por parte de los pueblos. El 25 de marzo se publicaron los pliegos que regían la nueva contratación, con un valor estimado de 6.112.808’45 euros y un plazo de ejecución de ocho años. El cinco de mayo terminaba el periodo de recepción de ofertas.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.