Jesús Causapé, Ángel Vicente, Miguel Obón y Tomás Martínez fueron los encargados de abrir las compuertas de La Parada en Used, el estanque que controla el paso de agua hacia la laguna de Zaida y el vaso de Gallocanta.


Se trata de un acto tradicional en el que el sistema mecánico manual ha cumplido cien años, esta vez marcado por la sequía, y que tiene lugar cada 15 de agosto bien para bajar o para subir las pesadas tajaderas con el objetivo, en el caso de este año, de que se inunde la finca de cultivo y de propiedad comunal después de haber sido labrada este curso pasado.
Más de 50 personas presenciaron la apertura y disfrutaron de un desayuno posterior.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.