De esta forma, el 30% de la energía utilizada en el tratamiento de paletas y jamones es de autoconsumo

La actividad industrial de Jamcal y Comercial Logística de Calamocha (CLC) será más respetuosa con el medio ambiente. En el complejo, dedicado a la elaboración, secado y comercialización de jamones, se han invertido 2’5 millones de euros en la instalación de sistemas de energía fotovoltaica, con una capacidad que alcanzará los 4.174 kWp.
Esto significa que el 30% de su consumo energético procederá directamente de su producción propia. Asimismo, se reducirán sus emisiones de CO2 en hasta 700 toneladas anuales, una cantidad que supone un equivalente a 4.160 árboles plantados, según se indicó en una nota de prensa corporativa.
Las plantas de Jamcal y CLC, suman casi 400 empleados. Comenzaron a funcionar en el polígono agroalimentario de la capital jilocana en el año 2001 y, en 2014, se integraron en el grupo cárnico Vall Companys.


Con la inversión en energía solar, los jamones elaborados en Jamcal y CLC, como la conocida marca Magno Duroc, tendrán una huella ambiental mucho más verde que contribuye a luchar contra la crisis climática. La actuación responde a la apuesta de Vall Companys por planes de energía renovable y de fomento del autoconsumo energético. El grupo prevé cerrar el año 2022 con un ahorro de 3.875 toneladas de CO2.


La previsión es que a finales de 2022 el Grupo Vall Companys, gracias a la implantación de energía renovable en sus centros productivos, habrá ahorrado lo equivalente a 27.102.926,80km en coche o, lo que es lo mismo, casi 680 vueltas al mundo por la línea del Ecuador. El objetivo es que, en 2030, se haya reducido un 42% las emisiones de GEI de alcance 1 y 2.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.