Burbáguena volvió a ver recorrer por sus calles a los personajes correspondientes a la iniciativa de “La Noche de las Almicas” que celebró su séptima edición , centrada en una maldición sobre la localidad jilocana

‘La Noche de las Almicas’ celebró su séptima edición durante la víspera del Día de Todos los Santos contando con una amplia participación de asistentes, descendientes del municipio y de otras localidades del Jiloca y Campo de Daroca. Este año ha sido el que mayor número de público ha congregado, llegando a estar en torno a las trescientas personas según comentó la organización de esta cita, cada vez más asentada en el territorio. Cada año la propuesta cambia de temática y, por lo tanto, los personajes que aparecen durante todo el recorrido. El hilo conductor presentó una maldición que asolaba a Burbáguena dejando los campos yermos, las pocas cosechas putrefactas y con ello una gran hambruna entre los habitantes… Con este argumento durante la noche del 31 de octubre vagaron a sus anchas: cuervos, calabazas en descomposición, espantapájaros y zombis que iban apareciendo a lo largo de este especial recorrido-pasaje del terror.


Actividad dinamizadora
Un grupo de 20 vecinos y vecinas forman parte de la organización que de forma altruista preparon la actividad y decoraron las calles, callejones y rincones con distintos elementos como costillares de ganado por el suelo, vísceras, fogatas de las que poder ir extrayendo “almicas”, así como efectos luminosos y sonoros que crearon un aura de misterio. Con esta cita, un año más, se consiguió dinamizar el municipio con todos los visitantes y activar, a su vez, la economía local durante esa jornada. Además, desde la asociación cultural que apoya y colabora con la propuesta, organizó una serie de actividades para el público infantil.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *