El Club de Lectura y la Escuela de Música de Calamocha finalizaron el curso con dos actividades en las que el público asistentes pudo disfrutar de poemas y música en directo.
El Club de lectura puso el broche final a su actual temporada el pasado 28 de junio con un encuentro en el parque municipal Rafael Angulo. La iniciativa consistió en la lectura de una serie de poemas dispuestos por el lugar por parte de los asistentes, que podían elegir cualquiera de ellos según su gusto. Durante la lectura, la Escuela de Música colaboró improvisando sobre los versos.


La tarde contaba con el escritor Fernando San Martín como invitado, pero finalmente, por motivos personales, no pudo asistir. Estaba previsto que leyera su obra Días en Nueva York y otras noches. A pesar de este inconveniente, la concejalía de Cultura del consistorio calamochino optó por seguir adelante con una actividad a la que acudió numeroso público.


El acto, organizado por el Club en colaboración con la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de la villa, resultó todo un existo, según apuntó la organización. La técnico de Cultura Pilar Esteban explicó que la cita se trasladó al parque para que “todo aquel que quisiera pudiera verlo” y animó a que los calamochinos se apunten a formar parte de este colectivo porque, según apuntó, “la participación de hombres enriquerecería los puntos de vista de las lecturas”.
Por parte de la Escuela de Música, su director, Arturo Lozano, comentó que “es una actividad interesante para que los alumnos salgan a tocar su repertorio” y afirmó que espera seguir colaborando en de esta naturaleza.


Para finalizar estos nueve meses de trabajo y ensayos, la Escuela también organizó su propio evento, el pasado día 30, con un concierto en el quiosco del parque municipal, al que acudieron, además de los familiares de los alumnos, los usuarios de la Residencia Rey Ardid de Calamocha.


El grupo de alumnos se mostró muy satisfecho con el resultado, así como con la elección del lugar en el que se desarrolló la actuación. Apuntaron que “ver a la gente jugando alrededor fue muy innovador”.
Además, destacaron la alegría de los usuarios de la residencia calamochina y el momento en el que una de ellas subió al escenario y formó parte del elenco de artistas que amenizaron la tarde.
La Escuela de Música de Calamocha cuenta en la actualidad con un total de 149 alumnos y alumnas matriculados, siete más que el curso anterior, cuando tenía 142.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.