‘La Noche de las Almicas’ sumergió al municipio jilocano en misterio y penumbra en la velada del 31 de octubre

El jinete de la guerra apareció entre lápidas y ataúdes de un cementerio montado para esa noche
El jinete de la guerra apareció entre lápidas y ataúdes de un cementerio montado para esa noche

Tres monjas en torno a un círculo de velas y sal en la puerta de la iglesia de Burbáguena fue la escena que se encontraron los asistentes a ‘La Noche de las Almicas’. Con el discurso propio de un ritual satánico e incidiendo en palabras, que luego serían clave para el final de la historia, comenzó la octava edición de esta iniciativa dinamizadora, que trajo hasta la localidad jilocana a los cuatro jinetes del Apocalipsis. El jinete que representa la conquista fue el primero en aparecer, invocado por las religiosas. Él se encargó de conducir al grupo por las distintas calles.

El avance del público fue encontrando y dando pie a la apertura de los “sellos”, como así los nominaron, por los que llegaron los otros tres personajes apocalípticos. Para presentar a cada uno de ellos, la organización -compuesta por veinte personas- preparó distintas escenas con ambientación y decoración diferente, haciendo uso de efectos luminosos, sonoros y atrezzo que sumían al espectador en un aura de penumbra y misterio conforme avanzaba en el recorrido del terror. Aunque el plato fuerte fue el final preparado en la plaza de El Puerto. Cada uno de los cuatro jinetes apareció lentamente desde sendos puntos de la localización portando bengalas que iluminaron todo el espacio y que complementaron con otras de humo, sembrando así el agobio y desorientación de los presentes junto a la música que dio mayor empaque a la representación.

Andar por las calles, callejones y rincones burbaguenenses, en la víspera del Día de Todos los Santos, no fue tarea fácil ni tranquila porque aparecieron los caídos en la guerra, hambrientos y muertos vivientes, es decir, las ‘almicas’ que cada 31 de octubre, desde 2014, campan a sus anchas.

Momento del final apocalíptico inundado por humo
Momento del final apocalíptico inundado por humo

Apoyo intercomarcal

Hasta la localidad llegaron algo más de ochenta vecinos procedentes de Burbáguena y también de fuera, para vivir por primera vez la experiencia o repetir y conocer qué nueva historia habían preparado, consolidando más esta cita. Desde que arrancó esta actividad organizada por un grupo de vecinos de forma altruista, que cuenta con la colaboración de la asociación cultural, el Ayuntamiento y otros vecinos dispuestos a ayudar, el grupo de ‘La Noche de las Almicas’ tiene un cometido principal: “Dinamizar el pueblo y que la gente que llegue lo disfrute tanto como nosotros durante la preparación y el desarrollo”, comentó Jéssica Remón, miembro de la organización, la cual también se mostraba contenta por la activación de la economía local con esta propuesta.

'La noche de las Almicas' en Burbáguena
‘La noche de las Almicas’ en Burbáguena
Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *