Calamocha festejó el Día de la Virgen de la Asunción como viene siendo tradicional el 15 de agosto con la Ofrenda de flores, organizada por la Asociación Amigos de la Virgen.


La fila de oferentes partió desde la ermita del Santo Cristo hasta llegar a los pies de la iglesia parroquial Santa María La Mayor para la entrega de flores. Posteriormente, tuvo lugar la procesión de la Virgen de la Asunción por las calles del casco antiguo acompañados por la Agrupación Musical San Roque.
Por otro lado, el martes 16, las castañuelas volvieron a sonar en las calles de la localidad con el Baile de San Roque, la tradición de mayor arraigo de Calamocha.


Los bailadores partieron a las nueve de la mañana desde la iglesia parroquial, hasta llegar a la ermita de San Roque, donde se celebró un pequeño salve y la ofrenda de flores al Peñista por parte de la directiva de la Peña La Unión, y seguidamente se dirigió el paso hacia la plaza España.
Más de cien parejas de bailadores y los dicheros no faltaron a esta cita tras dos años sin celebrarse. Una popular tradición de más de un siglo de vida, de Interés Turístico Regional desde 2012 y emblema de las fiestas patronales de Calamocha.


El dance volvió a representarse el día 17 en honor a San Roquico en el recorrido más corto y volverá a tener lugar el próximo domingo 21 de agosto.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.