Los vecinos del Jiloca han celebrado en agosto tres jornadas de convivencia poniendo en valor el talento de sus artistas locales

La comarca cuenta con una nueva ruta: la Ruta Verde del Reciclaje del Jiloca, que ha hermanado a las localidades de Burbáguena, Bueña y Blancas.
Con el objetivo de atraer turistas y poner en valor los recursos locales a través del arte, con la colaboración de los artistas y autores de la forja y el reciclaje de estos municipios, esta iniciativa se ha celebrado los días 6, 16 y 27 de agosto revitalizando la vida en estos tres pueblos.
El primer encuentro se celebró en Burbáguena, donde comenzaron con un café de bienvenida y una degustación de la repostería de la panadería local. Después, se realizó un pequeño taller de fabricación de adobes en una huerta local. Se llevó a cabo un recorrido por el pueblo visitando su patrimonio y las obras de su escultor local José Azul. Los participantes despidieron la primera toma de contacto de esta ruta con un vino español.


La segunda cita fue en Bueña, con una visita guiada por el municipio. La parada principal se realizó en la era del Tío Cesáreo, del artista del reciclaje Cesáreo Gimeno Martín, ya fallecido. La jornada, en la que también colaboró el acuarelista Javier Santos, se despidió con un vermú y música.
La última jornada de la ruta se realizó en Blancas. Allí también aprovecharon para hacer una visita guiada, de manos de Serafín Aldecoa.


Antonio Torrijo impartió una charla sobre la paramera del municipio y José Antonio Esteban sobre el cultivo del oro rojo del Jiloca, el azafrán.
Los participantes conocieron el espacio artístico de Jesús Guallar y pusieron fin a esta nueva iniciativa con un vino español en la sabina de hierro.
Este encuentro coincidió además con la segunda edición de la carrera ‘10K nocturna Paramera’ de Blancas.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.