La Asociación El Rebollo ha creado el ‘Camino Poético’ en el paraje de la Cerviguera con un conjunto de cajas de madera que contienen poesía del aragonés Miguel Labordeta y que en un futuro sorprenderán al caminante con otro tipo de contenido

Barrachina cuenta con un nuevo espacio dedicado a la poesía en el paraje de la Cerviguera. Denominado ‘Camino Poético’, es el resultado de una iniciativa popular que ha dado otro sentido al acceso de la zona de los huertos de este paraje, “que están en desuso, lo que había provocado que el camino estuviera en mal estado”, señala Ricardo Simón, integrante de la Asociación El Rebollo.
Un conjunto de nueve cajas de madera guían al caminante con la poesía del aragonés Miguel Labordeta como hilo conductor de su paso. “Para esta idea, pensamos en un autor de la tierra, como es Labordeta”, indica Simón.


Desde la fundación José Antonio Labordeta se puso en contacto a la asociación barrachinera con el biógrafo Antonio Ibáñez, quien viajó a la localidad para la inauguración del Camino el pasado mes de julio y ofreció una conferencia sobre la obra y figura de Miguel Labordeta.


Cultura en el interior
Las cajas diseñadas para este proyecto se pueden abrir y cerrar y en su interior contienen poemas del aragonés. El entorno donde se sitúan ha sido mejorado para facilitar el acceso, “gracias al empeño de muchos vecinos”, dice Ricardo Simón.
Estos, aseguran, seguirán trabajando para enriquecer las cajas con nuevos contenidos y mejorar todavía más el camino natural.
Simón señala que la intención es cambiar la temática de las cajas del Camino Poético, “que no sea fija y que los caminantes se sorprendan con lo que encuentren en cada ocasión”, apunta. En estos depósitos se podría incluir narrativa, relatos, artículos e incluso alguna publicación de mayor volumen, “ya que son cajas grandes”, dice.


Numerosos vecinos ya han paseado por el nuevo camino de la Cerviguera y se espera que sigan haciéndolo en el futuro, además de visitantes que tengan interés por esta iniciativa, con la que Barrachina se da a conocer. “Con este tipo de acciones, se ve a Barrachina en los medios de comunicación y a la gente le gusta que salga su pueblo y se hable de lo que se hace en él”, comenta Simón.
Además de este proyecto impulsado por los miembros de la Asociación local El Rebollo, este colectivo propone a los vecinos de Barrachina diferentes actividades durante todo el año. Es el caso de varias citas fijas como la andada popular anual, las jornadas culturales que tienen lugar en verano o la plantación de árboles, que este año se sustituyó por una limpieza y mantenimiento de la zona donde se había llevado a cabo la plantación en años anteriores.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *