El plan de barrios rurales de la provincia de Zaragoza y el plan de inversiones en municipios con especiales dificultades territoriales (Pimed) han salido adelante por unanimidad en el pleno de la Diputación de Zaragoza el pasado 19 de octubre. Estas dos líneas de ayudas suman 2,3 millones de euros con los que la DPZ va a financiar un total de 78 actuaciones para mejorar los servicios básicos de 47 municipios.
El Pimed va destinado a 28 ayuntamientos que sufren afecciones por contar en su término municipal con infraestructuras de producción de energía eléctrica u otros servicios de interés general. Con las subvenciones de este plan, que en total suman 1,3 millones de euros, estas localidades van a financiar 34 actuaciones de mejora de los servicios básicos municipales.
Los 28 municipios beneficiarios de estas ayudas son Alagón, Añón de Moncayo, Ardisa, Calatayud, Caspe, Chiprana, Cinco Olivas, Ejea de los Caballeros, Escatrón, Fayón, Los Fayos, Gallur, Gelsa, Marracos, Mequinenza, Morés, Nonaspe, Nuévalos, Nuez de Ebro, Piedratajada, Puendeluna, Quinto, Sádaba, San Mateo de Gállego, Sástago, Tauste, La Zaida y Zaragoza.
Por otro lado, el plan de barrios rurales de la provincia apoya a los ayuntamientos que cuentan con este tipo de núcleos de población diseminados. Son 25 municipios que suman 40 barrios rurales (los de la capital no están incluidos) y que en total van a recibir 1 millón de euros para financiar 44 proyectos de mejora de los servicios básicos municipales.
En estas dos líneas de ayudas, la mayor parte de los proyectos se centran en trabajos como la pavimentación de calles, el abastecimiento de agua potable y el saneamiento de las aguas residuales.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *