La Comarca del Campo de Daroca y el Ayuntamiento anentino retomaron el fin de semana dedicado a los cuentos.

La magia y la ilusión de la iniciativa ‘Érase una vez…Anento, un pueblo de cuento’ volvió a apoderarse de la localidad zaragozana durante los días 16 y 17 de julio. Esta actividad organizada desde la Comarca del Campo de Daroca en colaboración con el Ayuntamiento anentino celebró su segunda edición, tras el éxito cosechado en el año 2018.


El halo especial y característico de la localidad traspasó los espacios y rincones de Anento, convirtiéndolos en auténticos escenarios de los populares cuentos de la factoría Disney, presentando un giro en el mensaje original para adaptarlo a la realidad actual. Para llevar a cabo la transformación de las calles se instalaron imponentes y llamativos decorados elaborados por el grupo de voluntarios del Campo de Trabajo Internacional ‘EnraizArte’. Los participantes en el mismo siguieron las pautas de Nemesio Mata, encargado de la dirección artística, y afincado en el municipio, además de ser un destacado artista en el panorama regional. Los pequeños y los mayores pudieron ir avanzando e investigando por los distintos espacios que evocaban a las historias de ‘Alicia en el país de las Maravillas’ o de ‘Peter Pan’, con el barco del Capitán Garfio.


Este decorado, creado con todo lujo de detalles maravilló a los asistentes. “Los niños estaban entusiasmados cuando descubrieron el barco hecho a escala y con muchísimos detalles”, comentó Ascensión Giménez, presidenta de la Comarca del Campo de Daroca, que aludió a cómo los pequeños se metían en cada una de las historias del festival conforme encontraban elementos distribuidos por el municipio.


Variedad de espacios
La zona del parque, la chopera o el Aguallueve, fueron las ubicaciones que mayor público congregaron. No importante por dónde fueran paseando los visitantes y vecinos, por todas partes se encontraban a familias con niños con los ojos brillantes por la ilusión de estas jornadas. “Me quedo con la satisfacción de ver a los niños con esa ilusión, y también a los abuelos, porque la verdad, daba gusto”, comentó el alcalde de Anento, Enrique Cartiel, quien matizó tener “sensaciones muy buenas con la edición. Lástima no ser un niño para disfrutar de la iniciativa, como ellos”.
Objetivos cumplidos
El segundo festival cerró con un balance muy positivo por parte de la organización, destacando también la ardua labor realizada, antes y durante las jornadas, por parte de los técnicos comarcales y de los agentes de empleo y desarrollo local involucrados en conseguir los objetivos marcados. Tras tres años, desde la primera entrega, la realización del fin de semana de cuento suponía un reto importante, que se ha superado, aunque el nivel de asistencia haya descendido. Pese a ello, el desarrollo de las historias presentadas atraen a vecinos de la comarca y de fuera de ella, sirviendo de motor económico y turístico para los distintos municipios


Los asistentes se movieron entre dos zonas diferencias: una destinada al juego libre, y otra, enfocada al juego dirigido. De esta última, se encargaba el tejido asociativo de la comarca, como Cambirola o Tartana Roja. También se contó con un bazar, ubicado en el entorno del castillo, donde adquirir las lecturas favoritas; y unos rincones de lectura que contaron con una buena acogida durante las distintas jornadas.
Con el resultado obtenido la organización plantea una tercera entrega, de ‘Érase una vez…Anento, un pueblo de cuento’ recuperando el carácter bianual con el que se creó la incoativa, financiada por una subvención concedida por ADRI Jiloca-Gallocanta, así como con el respaldo de empresas de la zona.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.