“Se interesaron personas de todos los puntos de España y hasta de varios países de Latinoamérica que querían asentarse aquí”, contó por teléfono la alcaldesa de Monforte de Moyuela, Paula Delmás. El Ayuntamiento de la localidad del norte de la comarca del Jiloca anunció en marzo que buscaba incorporar un agente de desarrollo local y se ofrecía la posiblidad de que su pareja fuera contratada en la empresa de construcción de la localidad y la gestión del albergue, que se espera que esté activo en verano.


La oferta estaba dirigida a nuevos pobladores. Entre los criterios de preferencia, se puntuaba favorablemente que la familia tuviera hijos de hasta seis años.
Al correo electrónico del consistorio llegaron más de 900 solicitudes, algo que Delmás aseguró que nunca se hubieran imaginado. A lo largo del mes de abril, desde el Ayuntamiento han contactado con los interesados y han cerrado la selección.


Finalmente, van a ser dos las familias que se asienten en la localidad. Tanto la plaza de agente de desarrollo local o dinamizador como la de gestión del albergue serán para las mujeres de las familias, mientras que los hombres podrán incorporarse a la empresa de construcción y a la cantera de arcillas que opera en Monforte de Moyuela. Se prevé que se incorporen en verano.


Mientras una de las familias incluye tres niños en edad escolar, la otra tiene uno. Sumados a los dos que habitan en el pueblo y el que está en camino, serían siete los menores de seis años que residirán en el pueblo el próximo curso, lo que permitirá la apertura de una escuela infantil que, por las circunstancias de Monforte, alcanzaría todo el ciclo de educación infantil, es decir, de cero a seis años.


El Ayuntamiento también se está ocupando del alojamiento de estas familias con la adquisición de viviendas, de las cuales una se está rehabilitando con Fondos de Cohesión.

Comparte esta Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.